Visiones e Intentos de este proyecto

La visión principal que nos guía es ir creando, explorando, difundiendo empezando desde lo pequeño, lo cercano, lo inmediato, para así ir creciendo en espiral pero siempre de una forma envolvente para que no queden espacios desatentidos en una dimensión demasiado grande para nuestra capacidad de intuír, reflexionar y accionar.

1.5.16

Tierra y libertad: luchas campesinas por la humanidad



Por:  Silvia Ribeiro*

De Palestina a Brasil, pasando por Indonesia, Sri Lanka, Mozambique, País Vasco, Kurdistán, países europeos y latinoamericanos, llegaron hasta la Amazonia más de 170 delegadas y delegados de la Vía Campesina, pescadores artesanales y otros movimientos y organizaciones sociales, a la Conferencia internacional sobre reforma agraria en Marabá, Pará, Brasil, del 13 al 17 de abril de este año. La cita tenía mucha historia, razones y urgencias, además de abrazar desde los movimientos de todo el mundo el acto de memoria y protesta a 20 años de impunidad de la masacre de 19 campesinos en Eldorado dos Carajás en 1996, crimen de Estado a favor de latifundistas y por mano de la policía militar.
A 20 años de esa masacre de campesinos sin tierra, que motivó que La Vía Campesina declare el 17 de abril Día Mundial de las Luchas Campesinas, la criminalización y represión de campesinos, trabajadores rurales, defensores de territorios y derechos, incluso en regiones como Europa, sigue siendo un tema que atravesó las participaciones en la Conferencia, desde todas las esquinas del planeta.
Situación más grave aún sabiendo que la lucha por la tierra y por seguir siendo campesinas y campesinos, no sólo es justa, es un aspecto fundamental de la sobrevivencia de todos, estemos en campo o ciudad, y es un elemento esencial para responder a las más graves crisis planetarias.
Un 70 por ciento de los habitantes del planeta se alimentan gracias a la producción campesina, la pesca artesanal, la recolección de alimentos silvestres, las huertas urbanas. Pese a este notable aporte, solamente tienen 25 por ciento de la tierra agrícola global. (Grain, 2014, goo.gl/6uR1R7) 90 por ciento son campesinos e indígenas y hay millones de trabajadores agrícolas sin tierra. En casi todo el planeta, sufren ataques permanentes a sus modos de vida, tierras y recursos, además de políticas públicas discriminatorias, clientelares o para generar dependencia.
Sus tierras, en muchos casos las que quedaron después de ser desplazados de las praderas más fértiles, siguen siendo codiciadas y arrebatadas por grandes inversionistas, sea para instalar monocultivos de granos de exportación y/o árboles, para explotar otros recursos, para abrir paso a proyectos de infraestructura, energía, ampliación especulativa de mancha urbana, para transporte para todos esos emprendimientos o hasta para especular con mercados de carbono. O deben abandonarlas porque les secan y contaminan las fuentes de agua.
En todos los casos, la vida, las culturas, la enorme y esencial contribución histórica y presente de las formas de vida campesina e indígenas, parece siempre quedar en último lugar. No sólo en políticas que favorecen los intereses corporativos, también por el mito falso de que campesinos e indígenas producen poco, cuando en realidad son responsables de la alimentación de la mayoría de la población mundial.




La contracara es que el sistema alimentario agroindustrial, dominado por empresas trasnacionales, ocupa la mayor parte de la tierra y usa entre 70 y 80 por ciento de todos los combustibles y agua que se usan en la producción alimentaria, contaminando con agrotóxicos suelos, aguas y la comida de todos, con enorme desperdicio de alimentos desde el campo a los hogares. Esto es el principal factor de cambio climático, aunque solamente alimenta 30 por ciento de la población mundial y emplea una ínfima parte, la mayoría en semiesclavitud o salarios miserables.
Estas condiciones hacen que la lucha campesina por la tierra sea aún más importante. La conferencia de Marabá afirmó esa lucha, pero también dejó claro que su camino va mucho más allá. A partir de reflexiones y experiencias acumuladas en sus regiones, creciendo las conclusiones de su conferencia internacional de 2012 en Indonesia, plantearon nuevas metas y desafíos. Integraron a sus metas el concepto de reforma agraria popular, propuesto desde el trigésimo Congreso del Movimiento Sin Tierra de Brasil: la producción alimentaria es un tema de toda la sociedad y requiere ser asumida por todos los movimientos. La necesidad de alimentos es de todos, así como los impactos en salud, ambiente, sociales, económicos, culturales que el sistema agroalimentario conlleva. El sistema industrial es controlado por unas cuantas empresas trasnacionales que operan en todo el planeta y son un pilar fundamental del sistema de explotación global. Otros desafíos que formularon fue pasar de la lucha por la tierra a la defensa de territorios; integrar los conceptos de autonomía y soberanía alimentaria; cambiar el modelo de producción agrícola capitalista por otros basados en agricultura ecológica y campesina, cuestionando no sólo la propiedad de la tierra, sino también la matriz tecnológica que subyace al modelo capitalista; fortalecer los procesos permanentes de reflexión y formación política y teórica; desarrollar y crear medios propios de comunicación, a la par que denunciar la manipulación informativa de medios masivos; afirmar la lucha feminista, de género y por diversidad sexual; construir alianzas con otros movimientos y luchas urbanas y rurales; articularse a nivel internacional, especialmente contra trasnacionales, contra la criminalización; afirmar la solidaridad internacional en zonas de guerra como Palestina y Kurdistán.
Cuando lanzaron la convocatoria de la conferencia, no sabían que coincidiría con el reality show de votos comprados en el Congreso de Brasil para esta nueva clase de golpes de Estado. La conferencia lo denunció y expresó todo el apoyo a los movimientos contra el golpe. Pero la mejor medida fue sin duda la reflexión colectiva y crítica sobre lo construido, los errores, faltas y aciertos, asumiendo un amplio espectro de nuevos desafíos.
*Integrante del Grupo ETC

13.2.16

Enlace a compilación de videos y materiales de Campesino a Campesino




En esta compilación se presentan una serie de videos y una colección de textos que globalmente retratan el funcionamiento del Movimiento Agroecológico Campesino a Campesino (MACaC), clave del éxito en la expansión de la agroecología en Cuba. 
 El índice general de esta compilación es el siguiente: 1.- Video Curso Metodología CaC 
2.- Videos sobre Agricultura Campesina Agroecológica 
3.- Videos sobre Agricultura urbana y suburbana 4.- Bibliografía sobre agroecología y MCaC 

 Los videos y textos de esta compilación se dividen temáticamente en 3 ejes interrelacionados y complementarios: 1. Metodología CaC, 2. Agricultura Campesina, 3. Agricultura urbana. Cada uno de los videos tiene como objetivo retratar alguna característica de los diferentes protagonistas, procesos y experiencias que configuran el MACAC, así como también aspectos específicos de la metodología CaC en clave cubana. 
A los videos los complementa la colección bibliográfica constituida por textos técnicos, metodológicos, y sobre la agroecología como alternativa de producción y de vida. 
El sentido de esta compilación Los campesinos y las campesinas han innovado e intercambiado conocimientos desde siempre, pero la versión contemporánea y sistematizada de ese intercambio se conoce hoy como metodología de “Campesino a Campesino” (CaC). CaC es una metodología de comunicación horizontal donde los campesinos y las campesinas son protagonistas en el proceso de generar y compartir tecnologías. CaC libera el conocimiento y despierta el entusiasmo para descubrir, recuperar y socializar el rico conocimiento campesino íntimamente ligado al territorio, la memoria y las condiciones socio-históricas propias. Cuba es donde la metodología social CaC consiguió su mayor impacto. En menos de diez años la agricultura agroecológica se ha expandido a más de un tercio de las familias campesinas cubanas, convirtiéndose en un movimiento social de masas, y favoreciendo la consecución de la soberanía alimentaria, la independencia de insumos externos, y una gran resiliencia a los efectos climáticos. La expansión de la agroecología es una prioridad para La Vía Campesina (LVC) y muchas organizaciones que construyen alternativas. Para consolidar ese proceso se están organizando escuelas para la formación de jóvenes desde lo político, lo técnico y lo metodológico en casi todos los países donde LVC tiene presencia. Con la intención contribuir con estos procesos formativos, se ha elaborado este curso metodológico virtual. Este material apunta a facilitar la incorporación de conceptos y prácticas de la metodología CaC, tomando Cuba como ejemplo exitoso para motivar otras organizaciones en la masificación de la agroecología. 

16.10.15


Llegamos aquí tras la pista de unas sombras

que creímos ver como nuestro destino;

nos vamos de aquí ahora

sintiendo

que sí, en efecto,

durante muchos años logramos

pudimos ser,

esas sombras anheladas que por tanto tiempo

ocuparon nuestra mente y nuestros impulsos de ser.



Fuimos las sombras cruzando por los pasillos;

Fuimos las sombras en búsqueda de luz.



Ya no nos faltan ojos para poder verlas.

Ni nos sobran instantes para jugar

a imaginarlas.



Sabemos que después de estos años,

después de tanta luz perdida del Sol,

las hemos visitado

y por gracia fortuna,

conocido desde su interior.



Y sí… en efecto:

son sombras, así

llanamente sombras;

y sombras todavía 

a su imagen de siempre van a ser.



Las sombras nos han visitado

y nosotros nos hemos dejado visitar por ellas.



Esta es nuestra experiencia

y esta es nuestra pequeña historia por compartir.



Continuemos sí

que el camino aún no termina,

y  salgamos al exterior para dejar espacio

a los nuevos ojos que ya se aproximan…

y que avante en su dilatación de pupila

todavía se mantienen abiertos,

anestesiados,

como venados al filo del bosque

en busca de la fina estela de sombras

que hizo un trazo y partió la noche en dos.



Sebastián Botija         
Octubre 2015
-->

7.9.15

Siembra de milpa en el terreno del Santo de Santo Domingo, Tepoztlán

No hemos puesto muchas entradas últimamente en este blog  porque hemos estado bastante atareados  con varios proyectos, sobre todo en un proyecto en el que participamos junto con otros compañeros y compañeras, con los que nos organizamos para sembrar el terreno de la milpa de Santo Domingo, el cual mide apróximadamente diez mil metros, y que ha sido  una gran experiencia que nos ha presentado algunos desafíos sobre todo por el tamaño del terreno y porque era la primera vez que sembrábamos en colectivo, pero que nos ha dado mucha alegría y aprendizajes.
Para empezar el proceso consistió en hablar con los mayordomos de la iglesia para que nos dieran permiso de sembrar el terreno que ya llevaba muchos años sin sembrarse con maíz , que antes se realizaba en tequio o trabajo colectivo, y que en otros barrios todavía continúa haciéndose en el terreno del barrio, por ejemplo nos dijeron que en el Barrio de Santa Cruz llegan todavía a hacer tequio hasta cien personas del barrio. En este caso, por suerte sí se logró llegar a un acuerdo con los mayordomos de que a cambio del préstamo se arreglaría la reja que bordea el terreno, lo cual fue de las primeras actividades que se hicieron. Después se tuvo que deshierbar el terreno que sobre todo tenía plantas de jarilla, y preparar y arar la tierra. Posteriormente se sembraron la mayor parte del terreno con maíces criollos de diversos colores, junto con calabaza y frijol. Fue un gran experimento porque una parte se sembró en forma de espiral.
 También se dejó una parte para sembrar plantas de hortaliza como lechugas, rábanos, chiles, acelgas, amaranto, entre otras plantas comestibles y aromáticas. Se utilizaron únicamente fertilizantes orgánicos como bocachi y supermagro que se aplicaron periódicamente hasta el momento que se llama la "acabada" que es cuando ya se deja tranquilo al maíz, y ya no se le dá tierra ni se fertiliza, sino sólo se deja que termine de crecer y que "engorden" los elotes . 
 En esta entrada pongo algunas imágenes del proceso cuando ya se había sembrado, en otras pondré imágenes de la siembra y de cómo está ahora el maíz. 


























 Cubetas con el bocachi para abonar el maíz:













La espiral:




















Las camas para hortalizas:




Preparando el fuego para cocinar:

Coatéquitl se le llama al trabajo colectivo en Tepoztlán:





























Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...